SER PADRES SIN CASTIGAR - Capitulo 11

Good Life Network, Thatcher, AZ norm@nopunish.net
"Crecer y Aprender dentro de una Disciplina Democrática."
Una PUBLICACION GRATUITA de Norm Lee (c) 2002

Capítulo 11 Feb. 2001

NUESTRA HERENCIA DE REPRESION INFANTIL Las semillas de la Tradición del castigo actual, fueron sembradas en los 1800's

"La historia de la Infancia ha sido una pesadilla de la cual apenas hemos empezado a despertar recientemente," dice el doctor Lloyd deMause en su introducción a La Historia del Abuso Infantil.

"Entre más atrás va uno en la historia se encuentra mayor crueldad y abandono y es mayor la posibilidad de que los niños hayan sido asesinados, abandonados, golpeados, aterrorizados y sexualmente maltratados por sus cuidadores." El llega a esta espantosa conclusión, despues de haber dedicado su vida al estudio psicohistórico de la forma de tratar a los niños desde la antigüedad hasta hoy en día: "La historia de la humanidad esta basada en el abuso de los niños...

"La mayoría de las familias en la historia, practicaron alguna vez el infanticidio, las palizas eróticas y el incesto. La mayoría de los países sacrificaban y mutilaban a sus niños para liberar la culpa de los adultos.... ésto ha sido la causa de las guerras y la violencia social.... la erradicación del abuso y el abandono infantil es la tarea social más importante que enfrentamos hoy en día."

El doctor deMause, la doctora Alice Miller y otros han buscado el entender porqué a pesar de que los niños son por naturaleza "más gentiles, alegres, confiados, curiosos, valerosos e innovativos que los adultos," éstos han considerado siempre a los niños como bestias y monstruos, poseídos por demonios, básicamente pecaminosos y generalmente como enemigos que necesitan ser mantenidos débiles y dominados.

El doctor deMause escribe: "... los padres hasta hace relativamente poco tiempo, se han sentido tan atemorizados y han odiado tanto a sus recién nacidos, que los han matado por millones, los han mandado rutinariamente fuera al cuidado de nodrizas extremadamente negligentes, los han atado apretadamente por medio de vendajes, los han hambreado, mutilado, violado, abandonado y golpeado..."

"He buscado tan exhaustivamente excepciones a este patrón de abuso durante las tres últimas décadas, que he ofrecido un premio a aquel que pudiera encontrar aunque fuera una "buena madre" antes del siglo XVIII, definiéndola como alguien que no sería encarcelada hoy en día, acusada de abuso ó abandono infantil y nadie ha reclamado el premio hasta ahora:"


La erradicación del abuso y abandono infantil, es la tarea social más importante que enfrentamos hoy en día.

I Raices del ser padres en el siglo XIX. Brutalidad.

Lo que nosotros consideramos como "nuestras" opiniones acerca de cómo deberían ser criados los niños, posiblemente no sean de nuestra invención. Nuestros puntos de vista concernientes a la crianza de los niños en el mundo occidental de hoy, están poderosamente influenciados por las prácticas de la Europa media y del norte del siglo XVIII.

Alrededor de la época en que Franklin, Jefferson, Adams, etc., estaban dando nacimiento a nuestra nación y Napoleón estaba devastando Europa, un número de escritores alemanes durante el reinado de Federico Guillermo III, (rey de Prusia, 1797-1840), empezaron a publicar instrucciones acerca de cómo ser padres. Estos padres fundadores de la psicología, la educación y la pediatría, reflejaban los valores de los estrategas militares prusianos: disciplina estricta, tolerancia espartana al dolor y la incomodidad sin quejarse, auto-negación, si no es que sacrificio, y más que nada, una incuestionable obediencia a toda autoridad.

En su libro clásico POR TU PROPIO BIEN, la doctora Alice Miller cita algunas de las instrucciones de ellos a los padres: "Ellos ven algo que quieren pero que no pueden tener y se enojan, lloran y patalean... Estas son faltas muy peligrosas que ponen en peligro su educación entera y estimulan cualidades indeseables en los niños," escribió J.Sulzer en 1748. [Enfasis añadido)

El advertía que "en el momento en que aparecen estas fallas en los niños, es hora de resistir a este demonio.. para que el niño no se vuelva completamente depravado...como si fueran enemigos temibles que necesitan ser sojuzgados.

"Una vez que los niños han aprendido que el enojo y las lágrimas les harán lograr lo que desean, no dejarán de utilizar los mismos métodos de nuevo. Ellos se convertirán finalmente en los amos de sus propios padres.... Pero si sus padres son lo suficientemente afortunados para sacarles la necedad desde el mero principio, por medio de los regaños y del garrote, tendrán así niños obedientes, dóciles y buenos."

Sulzer remarcaba que el "convertir a los niños en personas derechas y virtuosas" es una de los aspectos más importantes que deben ser atendidos durante el primer año de vida del niño."

Tambien advertía que el segundo año debe ser dedicado a la reglamentación: "Todo debe seguir las reglas del órden"- comida, bebida, vestido, sueño- "para que el niño pueda aprender desde la más temprana infancia a someterse estrictamente a las reglas del órden." Este entrenamiento se combina con "una estricta obediencia a los padres y superiores, así como una confiada aceptación de todo lo que hagan éstos."

Sulzer consideraba extremadamente importante el que los niños fueran entrenados para:

  1. Hacer todo lo que se les pida sin chistar.
  2. Abstenerse de hacer algo prohibido y
  3. Aceptar las reglas hechas por su bien."
[J. Sulzer: Versuch von der Erziehung und Unterweisung der Kinder- Ensayo acerca de la Educación e Instrucción de los Niños.]
"... azótalo hasta que grite pidiendo: '!No papá, no!'
... ésto lo despojará del valor para rebelarse de nuevo:"
J.G. Kruger explicó las razones para golpear a los niños en 1752: "El único vicio que merece golpes es la obstinación. Por lo tanto está mal golpear a los niños en sus lecciones... golpearlos por haberse caido... golpearlos por hacer daño sin darse cuenta... golpearlos por llorar: Pero está bien y es adecuado el golpearlos por todas estas transgresiones e inclusive por otras más triviales si las han hecho por maldad. Si tu hijo... llora con la intención de desafiarte,,,, si insiste en salirse con la suya, entonces golpéalo bien hasta que grite ¡ no papá, no!'.. esto le quitará las ganas de hacerlo de nuevo."

Esta es ciertamente una frase verdadera, pues tal castigo- y se podría argumentar que todo castigo- le roba a los niños la confianza y el valor, al igual que el respeto por sí mismos. Así los hijos de machistas, se hacen cobardes, objetos de sus padres y de su propio desprecio.

Al continuar la carnicería y las palizas para 1800, hubieron algunos movimientos hacia una nueva forma de pensar acerca de los niños. Emile de Rousseau había aparecido en 1762 y era ampliamente leída en los círculos educados. Rousseau argumentaba que había que ver a los niños como seres naturales y por lo tanto buenos por naturaleza, en vez de malos. Que sus tendencias naturales deberían ser respetadas, en vez de ser tratados como objetos sospechosos, lo cual era una idea revolucionaria, pero altamente repudiada aún hoy en día.

Los científicos han examinado cada vez más la influencia de las experiencias infantiles con el fin de poder entender el comportamiento de los adultos. Con el tiempo, los niños llegaron a ser considerados como materia prima para ser moldeada y convertida en miembros productivos de la sociedad. (El doctor deMause y otros sostienen que la socialización sigue siendo el método básico de educación y forma de tratar a los niños hoy en día.)

Otras fuerzas institucionales tenían un interés especial en como "doblar la rama". Los gobiernos querían tener niños indoctrinados a través de la escuela obligatoria, para defender a sus respectivas naciones y que estuvieran listos para morir por ellas; La industria quería consumidores orientados al consumo, para apoyar sus negocios; las instituciones religiosas insistían en que los niños crecieran apoyando fielmente a la iglesia- y que se multiplicaran, para aumentar su número y sus arcas.

Pero por encima de todas las fuerzas trabajando para disminuir el progreso de los reformadores estaban los propios padres quienes albergaban odios, resentimientos , ambiciones y miedos inconscientes que trabajaban sin darse cuenta en aquellos más disponibles y vulnerables- los niños. Cada generación estaba formada tan sólo por sobrevivientes de la victimización- antes de que ellos mismos se convirtieran a su vez en victimarios y los pocos reformadores que ponían objeciones a la brutalización, eran a menudo brutalizados por su esfuerzo.


II Intentos Tempranos de Refoma en los 1800's.

Los movimientos tempranos a favor de un tratamiento humano hacia los niños tomaron la forma de legislaciones en contra de las palizas y violaciones, que eran tan comunes y que pasaban generalmente sin ser desafiadas. "Pero aquellos que se oponían a que los niños fueran golpeados y asediados en las escuelas, encontraban la oposición de los padres quienes decían "a mi no me hizo daño".

El progreso era por lo tanto muy lento y los reformadores eran considerados como problemáticos, subversivos ó incluso peor, ya que ellos se estaban resistiendo al poderoso ímpetu del pensamiento tradicional. Los expertos establecidos acerca de la niñez, eran de poca ayuda. Todavía hacia 1858, el autor D.G.M. Schreber aconsejaba que si tu niño persiste


"Pero aquellos que se oponían a que los niños fueran golpeados y asediados en las escuelas, se encontraban con la oposición de los padres quienes decían "a mí no me hizo daño".
en gritar ó llorar, la respuesta correcta es el castigarlo persistentemente hasta que deje de hacerlo. "Este procedimiento será necesarió a lo mucho una ó dos veces y luego serás el amo del niño para siempre ya que a partir de ahora en adelante bastará una mirada, una palabra, ó tan sólo un gesto amenazante para controlar al niño."

Había por supuesto una dependencia fuerte en la Biblia y en sus antiguos consejos acerca de cómo tratar a los niños, principalmente en el dicho de Salomón "no perdones el garrote" y el hecho histórico de que Salomón mantuviera docenas de concubinas y que haya aportado su parte en abusar de los niños, no parece haber afectado su papel de experto en la crianza de los niños.


Abuelos de la generación de Hitler.

Al examinar las creencias y las prácticas acerca de la crianza de los niños de las generaciones que precidieran a Hitler, la doctora Miller sumarizó las lecciones que heredamos de los pediatras alemanes del último siglo. El tratamiento tradicional heredado de nuestros tatarabuelos a nuestros bisabuelos, a nuestros abuelos y a nuestros padres, era una colección de crueles mitos y una lista de creencias, todas ellas mentiras, que sin embargo son aceptadas como guías por la mayoría de los padres en los Estados Unidos hoy en día.:

  1. El sentimiento del deber produce amor.
  2. El odio puede ser desechado simplemente prohibiéndolo.
  3. Los padres merecen respeto por el simple hecho de ser padres.
  4. Los niños no merecen respeto simplemente por el hecho de que son niños.
  5. La obediencia fortalece al niño.
  6. El tener un alto grado de auto-estima es dañino.
  7. Una baja auto-estima convierte a una persona en altruista.
  8. La ternura excesiva es dañina.
  9. El responder a las necesidades del niño está mal.
  10. La severidad y la frialdad son una buena preparación para la vida.
  11. Una gratitud falsa, es mejor que una ingratitud honesta.
  12. La forma en la que te comportas, es más importante que la forma en que realmente eres.
  13. Ni los padres ni Dios podrían sobrevivir el ser ofendidos.
  14. El cuerpo es algo sucio y repulsivo.
  15. Los sentimientos fuertes son dañinos.
  16. Los padres son creaturas libres de impulsos y culpa.
  17. Los padres siempre tienen la razón.


IV ¿Cómo fueron criadas las generaciones que apoyaron a Hitler?

La doctora Alice Miller dice en su recuento acerca de las experiencias infantiles de los perpetradores del holocausto "¿Qué hizo que miembros respetables de la sociedad actuaran repentinamente como monstruos? ¿Cómo pudo un antiguo maestro como Klaus Barbie, descrito por sus hijas como un padre amable y cuidadoso, hacer que gente inocente fuera torturada, ó inclusive torturarlos ellos mismos?" El culpar tan solo al "antisemitismo" de ello no lo explica, insiste ella, sino que se debió al "destructivo estilo de criar a los niños practicado ampliamente sobre los niños en la Alemania del principios del siglo... el abuso universal de los niños de tierna edad."

La represión de los niños alcanzó su mayor intensidad en las dos generaciones anteriores a que Hitler asumiera el poder. Sin esta generación de sobrevivientes del maltrato, escribió la doctora Miller, Hitler nunca se pudo haber embarcado en su matanza sistemática de una raza entera de gente.


"... una generación de gente joven crecerá para introducir el miedo en el corazón del mundo. Lo que quiero es una juventud violenta, Magistral,cruel y sin miedo..." - A. Hitler.
Más de 820,000 niños nacidos a groso modo entre 1878 y 1912, se unieron al partido Nazi, elevando sus membrecía a casi un millón en 1933. Estos eran los defensores leales de Hitler que portaban sus credenciales fanaticamente, quienes escucharan las palabras del Fuhrer concernientes a la crianza de los niños sin la menor objeción: "Todo lo débil debe ser abatido. Una generación de gente joven crecerá dentro de la fortaleza de mi orden militante, para introducir el miedo en el corazón del mundo. Lo que quiero es una generación violenta, cruel, magistral y sin miedo... Ellos deben soportar el dolor. No debe haber la menor debilidad ó ternura en ellos." ¿Qué fué lo que hizo posible que los Alemanes apoyaran a un líder con tal pedagogía?

La doctora Miller responde: "los niños que eran sistematicamente sujetos al taladro de la obediencia alrededor del principio del siglo, fueron no solamente expuestos a la 'corrección' corporal, sino tambien a una severa privación emocional. Los manuales de la crianza de la época describían las demostraciones físicas de afecto... como indicadores de una actitud consentida y maricona. A los padres se les advertía acerca de los desastrosos efectos del consentir a los niños, que era una forma de indulgencia totalmente incompatible con el ideal prevaleciente acerca del rigor y la severidad."

Un ejemplo de ésto es este estracto de Wie erziehen wir unseren Sohn Benjamin? ¿Cómo criaremos a nuestro hijo Benjamin?, un manual de A. Mathias, citado en POR TU PROPIO BIEN. "¿Qué acaso no es consentir cuando un bebé es arrullado y apapachado en todas sus formas desde la temprana infancia? En vez de acostumbrar al bebé desde su primer día de vida en la tierra a la disciplina y la regularidad en la manera de recibir cuidado... el consentirlo permite el ser guiado por el llanto del niño... el consentirlo ... permite que uno mismo sea dominado por un deseo ciego de ser amable, como sí éste fuera el instinto natural, lo permite cuando debería ser prohibido, es clemente, cuando lo que debería hacer es castigar....

"Es lo opuesto al verdadero amor, el cual no se encoge ante el castigo. La Biblia dice: 'Aquel que ama a su hijo, lo corrige con frecuencia con el palo, para que sea su gozo cuando crezca'... 'Apapacha a tu hijo y será una calamidad, consiéntelo y te traerá tan solo penas'"

Así hemos encontrado las raíces del "amor duro", un intento extremo de controlar y suprimir.

La doctora Miller dice en su discusión acerca de los Nazis: "El riguroso entrenamiento en la obediencia [de Eichmann, Himmler, Hoess, etc.,] en su más temprana infancia, detuvo el desarrollo de capacidades humanas tales como la compasión y la lástima ante los sufrimientos de otros. Eran incapaces de sentir la menor emoción ante el infortunio... Su total atrofia emocional permitió a los perpetradores de los crímenes más atroces imaginables, el funcionar con 'normalidad'...

"El doctor Mengele pudo llevar a cabo los experimentos más crueles en niños judíos en Aushwitz y luego vivir durante treinta años como un hombre 'normal' y bien adaptado... sólo los hombres y mujeres que hayan experimentado la crueldad física y mental en sus primeras semanas y meses de vida... podrían haber permitido el convertirse en ellos mismos en los verdugos complacientes de Hitler.... ninguna indoctrinación, escuela ó lo que sea puede por sí sola desatar el odio dentro de una persona que no haya sido precondicionada en ese sentido."


V El trato abusivo continuado en los 1900's.

No se debe suponer que el tratamiento severo de los niños característico de la época nazi, haya sido considerablemente menor en otras partes. La filosofía y el sistema escolar, fué desarrollado en gran medida siguiendo los modelos alemanes, la disciplina prusiana, la precisión teutónica y la ética autoritaria, que era tan admirada por los muchos millones de migrantes europeos durante el siglo XIX. Se estima que aproximadamente un millon de inmigrantes europeos de habla alemana llegaron tan sólo en la década de 1840-1850. El liceo alemán, con su estricta y sistemática represión de los niños, militarmente orientada, era muy conveniente para el sistema escolar de una nación cuya tarea era la de moldear y coercionar en la obediencia ciudadana a toda una generación de alumnos inmigrantes.

La reforma de las espantosas prácticas laborales infantiles fué vigorosa y violentamente opuesta por los negocios grandes y pequeños. Dentro de esta oposición estaban tambien los padres que dependían del salario de sus hijos para traer comida a la mesa. En 1914-15, el profesor de Economía en la Universidad de Pensilvania, Dr. Scott Nearing habló públicamente en contra de que se forzara a niños de inclusive seis años a trabajar durante 10 ó 12 horas diarias. La presión a las autoridades universitarias por parte de los dueños de las fábricas lo forzaron a renunciar. Sus editoriales retiraron de los anaqueles sus libros que eran ampliamente utilizados y él fué puesto en la lista negra en su profesión.

El Dr. deMause reporta que: "Aquellos que trataron de de proponer leyes para regular la labor infantil y reducir las espantosas condiciones y horas de trabajo, fueron etiquetados de comunistas y aquellos que pensaban que se podia criar a los niños con gentileza, fueron considerados como visionarios imprácticos."

Al igual que en todas partes, el pensamiento y el trato concerniente a la crianza de los niños es parte de un proceso evolutivo. Mientras aquellos que están mejor informados y que son más compasivos, urgen por llevar a cabo los cambios revolucionarios (antes de que nuestra cultura sea destruida), inclusive un breve estudio histórico nos dice que podemos esperar un mayor- y quizas más velóz- progreso en los años venideros.

Un vistazo a los últimos 20 ó 30 siglos nos muestra que el progreso hacia un trato humano, es inexorable, aunque desesperantemente lento y a un costo abrumador en sufrimiento para los niños y aunque nos podemos felicitar a nosotros mismos por no ser tan malos como nuestros antepasados, no es una ocasión para regocijarse, pues un hoy en día en este valle de Arizona en el que vivo, que incluye una pequeña ciudad, los directores de escuelas golpean impunemente sin temor a niños pequeños con armas de madera (paddles), debido a que tienen el apoyo de la junta escolar y de la mayoría de los padres.

"Queda claro que los más variados grupos han avanzado diferentes distancias hacia arriba de la escalera de la evolución psicológica," escribió el Dr. deMause, "ya que hay algunos grupos contemporáneos que aun conservan la práctica de comerse el cerebro como hacían nuestros ancestros paleolíticos y aun hay diferentes subgrupos dentro de nuestras más avanzadas naciones que todavía aterrorizan y abusan de sus niños en formas idénticas a las que eran comunes hace siglos, produciendo los 'fósiles históricos' que ahora conocemos como personalidades fronterizas (borderline), así como otros severos desórdenes de caracter."

Inclusive en este Nuevo Milenio, cualquiera que tenga el atrevimiento ó la tontería de sugerir la abolición del castigo corporal de los niños, es muy posible que sea recibido con hostilidad y quizas hasta violencia. Pero cuando la conciencia del daño hecho a los niños alcance una masa crítica, los cambios positivos ocurrirán. No podemos hacer cambios en el pasado y tampoco los podemos hacer en el futuro. Solamente podemos hacer cambios hoy.

Alice Miller escribió: "No podemos culpar a nuestros padres y abuelos por habernos heredado mensajes equivocados, porque ellos no tenían una mejor información disponible en ese momento. Pero nosotros la tenemos hoy en día y no podremos proclamarnos inocentes cuando la siguiente generación nos culpe por haber rechazado la información que teníamos disponible y que era fácil de entender."


NARRACION CONTINUA: El Señor Mazarak y su Orquesta.

Despues de escuchar los conciertos, sonatas y simfonías de Mozart sentados en el regazo de papá, Henry y Russell estaban ávidos de asistir a los conciertos vespertinos de los domingos en la universidad. Nos sentábamos en la fila del centro, con los dos niños de cinco y cuatro años, mirando hacia el señor Mazarak, el director, con una venerable admiración, pues aquí estaba un músico, un profesional haciendo lo que ellos habían hecho jugando: moviendo la batuta con la música y ahí estaba la música siendo producida por los violines, trompetas, chelos, cornos franceses y tímpanos que habían escuchado en el estéreo, producidos por músicos que podían hacer y hacían esa magia.

Cuando supimos acerca de los ensayos de los miércoles, ellos clamaron por asistir tambien. Estaban inmensamente impresionados por el persistente y duro trabajo del director y sus músicos, mientras se esforzaban para crear el tono preciso, así como el volúmen, el timbre y el tiempo requeridos. No hubo una sola vez en la que los niños se movieran incómodos, ó se mostraran impacientes ó aburridos a través de esos muchos meses de asistir a los ensayos y conciertos.

Grabábamos cada ensayo y luego los escuchábamos en casa, mientras ellos pretendían dirigir al igual que su héroe. Cuando su madre regresó a casá, despues de una larga estancia en el hospital, reprodujeron los cassettes para ella y cada vez se familiarizaban más y más con la música. Así fué como el Sr. Mazarak ocupó su lugar entre sus modelos de la infancia, junto con Roger Staubach, Wilt el de los zancos, Bob Dylan y Pete Seeger.


Capitulo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15


Return to Parenting Without Punishing Table of Contents at www.nopunish.net