SER PADRES SIN CASTIGAR - Capitulo 12

Good Life Network, Thatcher, AZ norm@nopunish.net
"Crecer y Aprender Dentro de una Disciplina Democrática"
Una Publicación Gratuita de Norm Lee (c) 2002
Capítulo 12 Marzo 2001


JANET RENO y ELLEN KEY:

Dos Puntos de Vista acerca de la Naturaleza de los Niños

[Mi artículo acerca de la entonces nueva Procuradora General de los E.U. fué publicado hace ocho años en el periódico de Phoenix AZ, The Current.]. Reno estaba confirmando y animando a millones de personas que humillan a los niños con sus consejos arcáicos y venenosos y desbaratando muchos de los penosos esfuerzos de educadores de padres como Briggs, Gordon, Brazelton, Miller en inclusive Hillary Clinton, a quien le telegrafié una airada protesta en contra de los consejos de la Procuradora General a los padres.

Los puntos de vista de Reno y las promesas de la nueva procuradora general de ser aun más represiva hacia los niños-son representativos de la mayoría del público de los E.U., según muestran estudios recientes. En contraste, Ellen Key, quien escribiera hace más de un siglo, rogaba por un trato hacia los niños iluminado, evolucionado y humano, es todavía una voz pequeña y ampliamente ignorada. [¿Qué acaso la evolución debe ser tan lenta?]


La Guerra de la Procuradora Reno en contra de los Niños.

En octubre de 1993, la Procuradora General Janet Reno, explicó sus métodos para lidiar con criminales violentos en una entrevista de una hora con Bill Moyers en PBS: el trato "del palo y la zanahoria". Castigar a los crimninales violentos, meterlos a la cárcel, multas y luego abogó por una recompensa similar y métodos de castigo para controlar a los niños tambien, con un trato ni siquiera apto para los animales entrenados de circo.

Ella haría que los padres controlaran a los niños condicionándolos como a los perros babeantes de Pavlov, al igual que los comportamentalistas. Pero los niños no son perros y si fueran tratados como Reno sugiere, criaríamos otra generación de niños alienados, conflictivos y propensos a la violencia.

La forma de pensar de la Procuradora General, es un ejemplo muy evidente de la clase de crianza de los niños que es endémica en los E.U.: Golpear a los niños para "obligarlos a que se comporten". Todos nos sentimos horrorizados ante las historias de abuso infantil, pero con frecuencia parece que la mayoría de los padres están de acuerdo con el punto de vista de la tía Mame: "¡Voy a convertir a este niño en un cristiano decente y temeroso de Dios, aunque tenga que romperle cada hueso de su cuerpo!".

Simplemente Abuso Normal de Todos los Días.

Aquí no nos estamos refiriendo acerca del abuso extremo, que hace los titulares de los diarios y que amenaza la vida. Esto es acerca de la violencia diaria y casual que la mayoría de los padres decentes en otros sentidos, consideran como "disciplina" adecuada, de las nalgadas en el trasero, la cachetada en la cara, el golpe en las orejas, el agarrar y zarandear, el jalar las orejas y el pelo, y los asaltos físicos que son rutinariamente utilizados en millones de hogares de los E.U. para mantener a los niños mal portados en "linea".

Como regla general, los padres crían a sus hijos de la misma manera en que ellos fueron criados. Vívtimas de la violencia, la perpetúan inflingiéndola a sus niños, quienes a sus vez, castigarán a sus propios hijos y es así como las semillas de la violencia son plantadas en cada generación subsiguiente.

Este abuso doméstico tradicional es quizas la causa principal de la violencia generalizada que vemos hoy en día y sin embargo, se llevan a cabo conferencias y reuniones "cumbres" durante los cuales los líderes cívicos se rascan la cabeza confundidos acerca de las causas de todo ésto, mientras que cualquiera que se atreva a sugerir la eliminación de la violencia eufemísticamente llamada "disciplina", es ignorado ó acallado. Nosotros sembramos las semillas de la violencia que cosechamos: Gran sorpresa.


"¡Nos golpeaban hasta ver las estrellas!"

En la entrevista con Moyer, Reno rebela con evidente orgullo la razón por la cuál está tan vehementemente a favor de los métodos punitivos. "[Mi madre] ¡nos solía golpear hasta que veíamos las estrellas!". Más adelante cuando Moyer postulaba la hipotética posibilidad de que la madre de Reno fuera victimizada por criminales violentos, la reacción instantánea de Reno fué de furia: "¡Los descuartizaría miembro por miembro!" y todo ésto en medio de un sermón en contra de la violencia.

En un reciente artículo, Reno contaba como su madre nunca los dejaba ver la televisión. Si las tendencias de Reno a la violencia no venían de ver televisión, ó escuchar música de rap, ó de la pornografía virtual, entonces cuál era la causa? ¿Podría ser el dolor, tanto físico como emocional que era inflingido en ella por una madre dominante que trataba a sus hijos a golpes? No se puede comparar la dramatización de la violencia en la televisión, con el impacto traumático que tiene en los niños el ser brutalizados por aquellos a quienes aman y de quienes dependen para su comodidad y seguridad. Buscamos las causas de la violencia en otros lados, pero como dijera Pogo tan sabiamente: "Hemos conocido al enemigo y está en nosotros mismos."


Castigar a los Niños en sus Cunas.

Reno explicó en el Noticiario de la Hora de MacNeil-Lehrer el porqué se debería aplicar a los criminales el método del palo y la zanahoria y enseguida se desvió hacia los métodos para criar a los niños: "¡Empiecen con los de cero a tres años! Pongan límites y cuando se pasen de la ralla, ¡CASTIGUENLOS! . Su anuncio de decirles despues de la paliza que son "amados", sirve tan solo para legitimizar el golpear y humillar a los niños, aliándose a la conciencia del perpetrador, además de que al niño se le puede llevar más y más hacia la confusión y la alienación- para no mencionar la perversidad. (Esto se dejó muy en claro an POR TU PROPIO BIEN, de Alice Miller.)

A continuación, Reno hizo una propuesta escalofriante: "Nosotros [el gobierno federal] queremos ser socios de ustedes como padres"- al reforzar en el niño su draconiano método del palo y la zanahoria. O sea precisamente las prácticas conocidas por la manera en que minan la auto-estima y terminan inevitablemente en un aumento exponencial del crímen, la enfermedad mental, las familias disfuncionales y la violencia callejera.


Definir los Límites para los Padres.

A la Procuradora General y a otras personas les gusta hablar acerca de definir los límites para los niños. ¿Límites? Los primeros límites necesitan ser aplicados a los adultos cuya responsabilidad es la de proteger y nutrir a los niños: Padres, maestros, niñeras y profesionales del cuidado de los niños.

Limit # 1: NUNCA GOLPEAR A UN NIÑO de ninguna edad. Solamente un bravucón cobarde golpearía a un niño. Los adultos se pueden defender con los puños y las leyes y su crecimento emocional no depende de la protección y la aprobación, como sucede con un niño.

Que la procuradora general promulgue leyes que protejan a los niños de la violencia de padres y maestros; El uso del palo ú otra arma debería ser considerado como un delito y el usar la mano abierta debería ser considerado como una mala conducta. En Suecia, [y en otra docena de paises], golpear a un niño es una ofensa federal y lo ha sido por más de un cuarto de siglo.

Límite# 2: NUNCA USAR LOS METODOS DE CASTIGO Y RECOMPENSA. Lo que puede ser apropiado para ratas en un laboratorio de psicología, es deshumanizante para los niños. Esa es la razón por la cual el trato que Reno estaba vendiendo a los padres norteamericanos, estaba de hecho produciendo la violencia contral la cual pregonaba tanto, pues le roba el respeto hacia sí mismos a los niños y cuando eso se pierde, tambien se pierde el respeto por la autoridad, el respeto hacia la ley y el respeto hacia la vida humana.

El método del castigo y la recompensa para lidiar con los niños, nunca funciona, pues este tratamineto que fue tomado sin la menor crítica por los "expertos" alemanes hace más de un siglo, es la causa principal de la violencia que vemos hoy en día. El método del "garrote" hace que el niño se retraiga peligrosamente (y esté propenso a explotar más tarde) ó sea abiertamente rebelde.


El castigo simplemente no funciona-
no produce los resultados deseados
En cualquier caso, influencía al niño ó a la niña para que busque la seguridad en figuras totalitarias que prometen aprobación, estatus e identidad.

Lo opuesto al método de la zanahoria (permisividad total). es en realidad una forma de abandono- lo cual es otra forma de abuso en la cual los padres renuncian a sus responsabilidades abandonando al niño emocionalmente, dejándolo que escoja la rebelión insolente como la única manera en que considera que puede ser recococido al menos, aunque no aprobado. Esto es lo que los jueces llaman "consentido" y es cuando surgen las demandas airadas por un uso "estricto del palo y la disciplina del garrote".


Una Forma Mejor de Ser Padres

Afortunadamente hay una tercera alternativa: La disciplina democrática. Solamente el compartir las toma de decisiones y el poder de hacer las reglas dentro de la familia puede lograr que el niño mantenga el respeto hacia sí mismo y que aprenda a tener disciplina dentro de sí. Casi todos los hogares norteamericanos funcionan dentro del estilo autocrático en el cual el padre tiene poder y autoridad absolutos. Aquí es en donde se hace el daño, ya que los dictadores "benevolentes" son totalitarios tambien. Cuando un hogar es dirigido democraticamente, en el cual los derechos individuales son respectados y defendidos, en el que los puntos de vista de los niños tienen un peso real en el proceso de elaborar los reglamentos, el niño obedecerá las reglas mucho más y desarrollará un sentido de responsabilidad personal.

No es dificil aprender el proceso de la disciplina democrática. Experiencia de primera mano ha demostrado que esta manera de considerar y de tratar a los niños es mucho más fácil y felíz tanto para los padres como para los niños, que la manera autoritaria que tiende al abuso del palo y la zanahoria. Es una manera que puede transformar a los niños pendencieros, quejumbrosos y desobedientes, en niños felices, confiados, que se respetan a sí mismos y por lo tanto a los otros miembros de la familia.

El castigar a los niños, mina su auto-estima. Los dañinos efectos de los métodos punitivos han sido conocidos por más de un cuarto de siglo, con la publicación del libro de Dorothy Corkille Briggs: LA AUTOESTIMA DE TU NIÑO: Guía paso a paso para Criar Niños Productivos y Responsable (Doubleday), y una década antes de ese con el libro clave de A.S. Neil: SUMMERHILL: Una Manera Radical de Criar a los Niños (Simon & Schuster) e inclusive precediendo a éste, Sears, Maccoby y Levin mostraron con su libro: PATRONES DE LA CRIANZA DE LOS NIÑOS (Harper & Row) en 1957, que los métodos de castigo simplemente no funcionan ni producen el comportamiento deseado.


El Castigo= Resultados Negativos

Es un hecho curiososo que si la lección abrumadora a aprender aquí es que el "castigo nunca funciona", que sean tan pocos los padres que la llegan a aprender. Hace más de 200 años el criminalista pionero Cesare Beccaria observó: "La falla que el niño nunca pierde es aquella por la cual es más castigado que por ninguna otra." Una de las medidas de la locura es el persistir en un curso de acción que falla consistentemente en producir los resultados deseados y quizas nuestra sociedad ha ido demasiado lejos en el camino hacia la locura, para dar marcha atrás.


LA EDUCACION DEL NIÑO (Estractos) de Ellen Key

(Publicado en 1909 por Putnam e Hijos) [Para más acerca de Ellen Key, buscar en www.nospank.net]

El arte de la educación natural consiste en ignorar las faltas de los niños nueve veces entre diez, en evitar la interferencia inmediata, la cual es generalmente un error y el dedicar la vigilancia total de uno hacia el control del medio ambiente en el cual está creciendo el niño, en observar la educación que se permite que continue por sí misma.

Pero los educadores que ... están consistentemente transformandose... a sí mismos, son todavía un producto raro. La educación de la mayoría de la gente... ha sido el privarlos del deseo de educarse a sí mismos.

Uno sólo se puede convertir en un compañero apenas lo suficientemente bueno para los propios niños de uno, si uno se mantiene en un constante proceso de crecimiento, bajo la influencia constante de las mejores cosas de esa época.

Criar a un niño significa llevar nuestra propia alma en las manos, poner el pie en una nueva y angosta vereda. Significa el nunca ponernos a nosotros mismos en el peligro de obtener una fría mirada por parte del niño que nos dice sin palabras que nos encuentra insuficientes y no confiables. Significa el darse cuenta humildemente de la verdad de que las formas de dañar a un niño son infinitas, mientras que son pocas las que le pueden ser útiles. Pocas veces recuerda el educador que el niño, inclusive de cuatro ó cinco años, está experimentando con los adultos, mirando a través de ellos, con una maravillosa agudeza, elaborando sus propias evaluaciones y reaccionando con gran sensibilidad ante cada impresión. La más ligera desconfianza, la más pequeña aspereza, el menor acto de injusticia ó de ridiculizar desdeñoso, dejan heridas que duran de por vida en la finamente templada alma del niño. Mientras que por otro lado, la amistad inesperada, los acercamientos amables, la justa indignación, dejan una impresión tan profunda en aquellos sentidos que las personas califican como suaves como la cera, pero que los tratan como si estuvieran hechos de cuero de vaca...

¿Porqué todo permanece escencialmente igual de generación en generación? ¿Porqué cristianos altamente civilizados continúan despojándose los unos a los otros y llamándolo intercambio, asesinandose mutuamente en masa y llamándolo nacionalismo, oprimiéndose mutuamente y llamándolo habilidad política?

Por que los impulsos que supuestamente habían sido arrancados por la disciplina en el niño, surgen de nuevo, en cada nueva generación cuando comienza la lucha por la existencia- la del individuo dentro de la sociedad. Estas pasiones no son transformadas por la educación prevaleciente hoy en día, sino tan solo reprimidas...


"La más ligera desconfianza.
la aspereza más pequeña,
el más ligero acto de injusticia ó de ridiculizar desdeñoso,
deja heridas que duran de por vida"
Las personas pensantes... hablan mucho acerca de la individualidad. Pero se sienten llenas de dudas cuando sus niños simplemento no son como otros niños; cuando no muestran en sus retoños, todas las virtudes requeridas por la sociedad. Así que disciplinan a sus niños, reprimiendo durante su infancia los instintos naturales que tendrán libertad cuando crezcan.

La gente dificilmente se da cuanta de la manera en que los seres humanos son formados y así los viejos patrones se repiten constantemente dentro del mismo círculo,- los hombres jóvenes y refinados, las dulces jovencitas, los oficiales respetables etc, etc. y es así como los tipos con grandes ideales-viajeros de caminos desconocidos, pensadores de ideas aun no pensadas, gente capáz de cometer el crimen de inaugurar nuevos caminos, - tales tipos raramente llegan a tomar forma entre aquellos que han sido bien educados...

Y son estos seres originales, seres particularmente talentosos, quienes son maltratados en casa y en la escuelas... Madres y maestros muestran así su lamentable incapacidad para tomar la más elemental parte en el arte de educar, ó sea el ser capaces de ver con sus propios ojos en vez de con los ojos de las doctrinas pedagógicas que tienen en su cabeza....

Naturalmente, yo no espero ninguna apreciación por parte de los que apoyan a la sociedad con su moral convencional, acerca de la importancia de que el niño ejercite sus propios poderes. Así como es de esperarse de aquellos creyentes cristianos quienes piensan que la naturaleza humana debe ser llevada al arrepentimiento y la humildad, y que el cuerpo pecador, la sucia bestia, debe ser domada con el garrote, - una teoría que ha sido apoyada por la Biblia.

Yo solamente me estoy dirigiendo a las personas que pueden pensar nuevas ideas y que consecuentemente dejarían de usar los viejos métodos de educación...

Aquellos que han tratado [y fallado] sostienen que el niño debe ser enseñado a obedecer, que la verdad yace en la vieja regla: "El árbol se inclina al doblar la rama".

DOBLAR es la palabra apropiada, doblar de acuerdo al viejo ideal que ex-tingue la personalidad, enseña humildad y obediencia. Pero el nuevo ideal es de que para que el hombre se pare derecho y erguido, no debe ser doblado en lo absoluto...

Los padres y madres deben inclinar sus cabezas ante la exaltada naturaleza del niño. Hasta que se den cuenta de que la palabra "ninño" es tan solo otra expresión para el concepto de majestad; hasta que sientan que es el futuro en forma de un niño, lo que duerme entre sus brazos y que es la historia la que juega a sus pies, hasta entonces entenderán que ellos tienen tan poco poder y derecho para prescribir leyes para este nuevo ser, como para dictar caminos para las estrellas...



NARRACION CONTINUA: Cuando fuimos a cazar ranas.

Ciertos párrafos de John Steinbeck eran los favoritos de Henry y Russell, ya que él les brindaba vívidas imágenes de creaturas de la naturaleza. El tercer capítulo completo de Uvas de Ira describe la experiencia de una tortuga cuando cruza el camino. En La Perla, un escorpión está encima del hijo de Kino. Kino acorrala a la bestia y la aplasta con furia salvaje, hasta hacerlo papilla entre sus manos. Y por supuesto, El pony Rojo

Pero la que más pedían era la de "La cacería de las Ranas", de La hilera de Conservas . Ellos amaban a los irresponsables personajes, a los flojos holgazanes totalmente carentes de estatus ó respeto, pero sin una sola brizna de maldad en sus corazones. Los hilarantes intentos de capturar ranas para el laboratorio del Doc, mandaban irremediablemente a los niños al piso, riendo a carcajadas.

Despues de ganar una Honda 90 en la inauguración de una tienda, nos deleitabamos explorando los terregosos caminos detras de la granja. Henry se sentaba atras, rodeando a Russell con sus brazos, mientras se agarraba de mi cintura con sus puños. Encontramos que el estanque de las ranas no era más grande que un charco, pero habían ranas- grandes, enlodadas en fango, esperándonos con sus grandes ojos. Nos acercábamos cuidadosamente, susurrando, para no espantarlas. En una ocasión una rana toro enorme, estaba sentada ahí, burlándose para que nos atreviéramos a atraparla, solo para saltar un segundo despues.

Nosotros cazadores, no atrapamos ninguna rana nunca. Pero regresábamos a casa felices cada vez y hablábamos interminablemente acerca de nuestras aventuras.


Capitulo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15


Return to Parenting Without Punishing Table of Contents at www.nopunish.net